martes, 16 de enero de 2018

13.01.2018 Sima de Brenavieja - Perseveramos

Primer jornada de exploración del 2018, dado que el pasado sábado todas las sacas de espeleo se destinaron a recoger los regalos depositados por los Reyes Majos.
Aunque algunos, que quizá se sabían merecedores solo de carbón, realizaron un rápida visita a la cueva de los Nogales.
Nos vamos de nuevo para Rasines. Aprovecharemos la ausencia de lluvia matinal para entrar tranquilos, la salida ya será otra cosa.

Continuamos perseverando contra el mismo muro. En la calle hace frío y la corriente de aire hoy es motivante (no lo poco que vemos por delante).
Nos retiramos de la obra con la sensación de que quizá haya que ir pensando en dejar reposar el lugar, pero salimos con la intención de al menos realizar una nueva intentona la próxima semana.

martes, 2 de enero de 2018

01.01.2018 Busqueda en Gorbeia

01-01-2018 BUSQUEDA EN ZUBIALDE
Comenzamos el año movilizados en un operativo de búsqueda de un desaparecido en la zona de Zubialde, en el SE de Gorbeia. En este día que pensábamos que iba a ser de descanso, 4 miembros del grupo colaboran con el Espeleo Socorro Vasco EEL en un operativo en que participan en total más de 400 personas, entre espeleólogos, montañeros, Bomberos, DYA, Cruz Roja, guardabosques y
compañeros de la víctima, además de perros de rescate.
Un joven de 19 años está desaparecido desde medio día del sábado 30 y se trata de aprovechar nuestro conocimiento del macizo, por si hubiese caído en una de las simas de la zona o se hubiese cobijado en una cueva, resguardándose de las inclemencias de estos días: lluvia, frío y vientos intensos.
Pese a que la tregua meteorológica nos permite trabajar en este día con unas condiciones mucho mejores de lo previsto -hasta que al atardecer las lluvias hacen su aparición- nuestros esfuerzos no dan resultado. El día de mañana se continuará con la búsqueda.

30.12.2017 Sima Brenavieja - finalizando el 2017

Última exploración del año 2017. Nos vamos para Brenavieja de nuevo, a continuar con el desescombro. En ésta ocasión no nos incomoda la lluvia y la temperatura es moderadamente alta para la fecha. No nos vamos a quejar, disfrutamos de los ratos de sol mientras comemos antes de entrar.

La tarea que tenemos por delante es de las que no atrae multitudes, pero sabemos que tenemos que insistir si queremos ganarnos una opción digna de vencer el obstáculo.

Alargamos la jornada de trabajo, parece que también queremos hacer hambre para Noche Vieja. Los resultados del avance se perciben, pero continuamos estrellados contra la barrera, solo que un par de metros por delante, quizá algo más.

Nos retiramos sin contemplar por el momento la derrota, aunque la cavidad no nos da un atisbo de esperanza y encima, como la temperatura en el exterior no es fría, la circulación de aire es bastante tibia (aunque nítida) y fluctuante, lo que siempre resta algún ánimo.

Veremos si el 2018 nos premia el esfuerzo, pero que no tarde mucho, si piensa hacerlo………..

lunes, 1 de enero de 2018

26-12-2017 Vsita Abaro

Con motivo de la celebración de Aitor nos acercamos al municipio de Dima, en busca de la travesía Abaro-Jentilzubi. Esta vez solo estamos dos: Sara y Aitor. Los pronósticos del tiempo dan lluvias, como en los días anteriores. Probaremos suerte.


Tras dejar el coche en el aparcamiento ascendemos por la pista señalizada hacía Baltzola.   En cuanto divisamos el rio que se adentra en la cavidad nos damos cuenta del caudal que lleva. Nos adentramos algo recelosos y decidimos llegar al primer pozo por la vía fácil, que está seca, en principio no recogeremos la cuerda en doble, no vaya a ser que no podamos salir por Jentilzubi. Una vez descendido el primer pozo nos encontramos con la impresionante cascada y el rio. Continuamos hacia los pasamanos,  que aun cruzándolos con cuidado es inevitable mojarse. Accedemos a la galería que da al segundo pozo, pero el caudal que va hacia él y el sonido nos indican que abajo la cosa estará difícil. Debido a que no conocemos la cavidad y que sólo llevamos una cuerda para recuperar en doble decidimos sacar unas fotos. Y salir tranquilamente.

La cavidad nos ha mojado hasta los huesos, pero ha sido impresionante verla en carga.


Una vez fuera, y ya de noche, el tiempo nos da una pequeña tregua. Lo justo para cambiarnos y recoger el material. Otra vez será.