martes, 20 de junio de 2017

17.06.2017 RN-103 G. de los Pozos, zona Sur

Día en el que los meteorólogos nos asustan con los calores y nosotros que somos muy crédulos, nos sumergimos en la 103 para poner remedio. Descendemos: Alba. Zeta, Aitor, Iñaki y David. Nuestro objetivo es continuar con la exploración de la G. de los Pozos, en su sector sur, exploración que dejamos pendiente el 8 de abril.

Habíamos dejado pendiente la topografía del final y una escalada en el extremo de la diaclasa. Mientras se topografía, realizamos la escalada. Una gatera larga, no muy ventilada, y poco atractiva nos hace decidirnos a abandonar la exploración y retirarnos desequipando. Después descendemos el pozo regado, bajo el pasamanos. Hoy hay poco agua y no sufrimos. En la base es pequeño. Hacia arriba se cierra inmediatamente, hacia abajo conecta por un estrecho desfondado con la base del otro pozo cercano que descendimos el 8 de abril. Se topografía y desequipa.

No vemos bien el techo por encima de pasamanos así que escalamos para cerciorarnos de que en altura no se abre una fractura paralela a la por que circulamos. Una vez arriba no vemos continuación alguna. Nos retiramos de la zona desequipando el pasamanos. Hoy hemos sumado 125 m en ésta zona de la que nos marchamos un poco mosqueados porque percibimos algo de aire, que no conseguimos explicar por dónde desaparece (además de por la gatera del extremo sur).

Todavía nos queda un poco de tiempo así que no ponemos a explorar el pozo que hay en la base de la vertical que nos da entrada a la G. de los Pozos. Se trata de un pozo complicado y embarrado que se dirige por la fractura en dirección sur. En altura la diaclasa también parece que continúa. Una vez abajo, exploramos unos 80 m hasta que comienza a complicarse el avance. Observamos un posible paleonivel en altura. Pensamos que quizá debamos abordar antes la exploración en altura y ver si nos podemos mantener en alto o caemos sobre estos 80 m recién explorados y evitamos alguna escalada. Para empezar será necesario instalar un largo pasamanos el alto de la vertical de acceso.

Dejamos el nido de material y cuerda en la zona, retirando algunos de los anclajes más castigados por el barro para darles un poco de reposo y repaso.

Son las 2 y media de la madrugada cuando estamos todos en la calle. Un precioso cielo estrechado y una agradable temperatura nos hacen pensar en lo bien que nos quedaríamos a dormir allí mismo, pero se impone la realidad y hay que poner rumbo a Bilbao.

martes, 13 de junio de 2017

10.06.2017 Cueva del Valle, a la busqueda de afluentes desconocidos

Buen tiempo y débito de caudales ni muy alto ni muy bajo, decidimos abordar una tarea que lleva mucho tiempo en nuestra agenda de asuntos pendientes. Nos vamos para la Cueva del Valle: Sara, Alba, Edu, Aitor, Iñaki y David.

Queremos revisar el río Silencio a la búsqueda de posibles aportes de caudal que hayan podido pasar desapercibidos. La cueva la exploramos hace muchos años y nunca hemos detectado ese afluente esperado que nos aportase información sobre el drenaje de la gran depresión de Valseca.

Parece evidente que no vamos a localizar un afluente penetrable al uso (ya se cauce libre o sifón a explorar) por lo que decidimos recurrir a buscar indicios jugando con la hidroquímica del agua, la temperatura, y la medición de caudales.

Con ésta intención entran por la boca de la cueva del Valle, y  pertrechados con “aparatejos electrónicos”, Sara, Alba, Aitor e Iñaki.  Antes hemos pasado un buen rato en el exterior aforando el caudal total de la Red (río abajo, una vez aunadas las aguas de la polisurgencia que presenta el nacedero de Valle). También hemos ido revisando la temperatura y conductividad de las distintas surgencias, por si alguna presentaba alguna diferencia importante). El caudal total nos da 136 L/s redondeando y las surgencias presentan pequeñas diferencias que no nos ayudan a interpretar que llegue algún drenaje distinto del de la red del Silencio.

Sin embargo, una nueva medición de caudal, ya en el interior de la cueva, pero relativamente cerca de la boca, nos da un valor de 40 L/s. Evidentemente algo pasa y no podemos detectarlo a simple vista. Como estamos cerca de la boca, no queremos sacar todavía conclusiones y seguimos nuestro viaja río arriba.

Edu y David hemos ido junto al resto del grupo todo éste comienzo, pero cuando toca mojarse casi hasta el pecho, y como no nos hemos protegido contra el agua, arrancamos a la carrera a por nuestro verdadero objetivo. Vamos a revisar de nuevo un afluente en la G. del Sahara. Hace más de 30 años que no hemos estado allí y queremos echarle una nueva mirada, sobre todo ahora que sabemos que el caudal de la RN-103 tiene que llegar por algún lado a la red del Silencio y por la 103, por el momento, todos nuestros intentos de avanzar río abajo han resultado infructuosos.

El afluente no nos lo quiero poner fácil. El avance es todo arrastrase y un tanto húmedo, aunque como venimos mojados del río principal, no nos importa mucho. Una zona especialmente baja y barrosa nos termina de explicar por qué  no habíamos vuelto aquí desde hacía tantos años. La corriente de aire es clara y volvemos sobre nuestros pasos convencidos que habrá que sufrir de nuevo para abordar las incógnitas vueltas a rescatar para la memoria hoy.

Cuando nos estamos retirando y desde el fósil –llegando a la Playa- gritamos por si el equipo del rio nos oye,  recibimos respuesta. Unos minutos después estamos todos juntos. El equipo de río está tomando una última foto y nos relatan que la hidroquímica no ha aportado información sobre variaciones significativas (salvo un par de pequeños aportes que no es lo que estamos buscando). También han realizado un nuevo aforo ya lejos de la entrada. El caudal se ha mantenido en los 40 L/s lo que quiere decir que el río que vemos solo lleva un tercio del caudal que se afora en la polisurgencia.  Una incógnita que quizá nunca resolvamos, pero a la que intentaremos dar una nueva vuelta.

Edu y David venimos mojados y embarrados y no esperamos ni a que terminen la foto. Nos veremos de nuevo, pero ya en la calle y secos.

Son las 12 de la noche cuando nos recibe una noche cálida, casi veraniega. Nos lo tomamos con tranquilidad y limpiamos el material en el río. Un cuarto de hora después estamos todos juntos en los coches. Hoy, de nuevo, no hemos obtenido un metro de topo, pero salimos con unos cuantos deberes pendientes, quien sabe si alguno de ellos nos repare alguna recompensa, eso sí, pagando el peaje del requerido sufrimiento espeleológico. 

viernes, 9 de junio de 2017

02/06/2017; No pudo ser

PC situado en el local del Burnia
Creo que nunca nos ha costado tanto la redacción de la actividad realizada,  es el cuarto intento de escribirla y de momento todos han acabado en la papelera. He intentado enfocar este informe desde diferentes miras, pero las vivencias personales en unos momentos muy duros para muchos hacen que  finalmente me decida a escribir con cierta cronología, pues  la parte principal de este blog es la de recoger y archivar la actividad realizada, aunque esta sea tan dolorosa. Escribo este informe en primera persona porque una buena parte de él se basa en percepciones y sentimientos personales; también omitiré nombres, salvo algunas alusiones directas, porque este fin de semana sólo ha habido alguien realmente importante, José Gambino.

Pese a haber participado con él en simulacros y cursos de socorro mientras perteneció al EEL y a haber formado conjuntamente parte  de la junta directiva de AXPEA, realmente no me siento quien para escribir sobre Jose,   pero quiero  remititirme al "parte de salida" escrito por nuestro compañero Gotzon del  ADES , pues creo que  ha sabido, pese a no haberle conocido, retratarle muy bien  (enlace). Aunque quizás el que mejor le describe es su hermano en la emotiva carta publicada en el correo "Cuatro días raros" .

Verónica y yo recibimos el SMS de SOS DEIAK  a la 1:35 de la madrugada del viernes. El mensaje es corto, pero muy preciso en su redacción, se notaba que los primeros informes han sido dados por espeleólogos experimentados; mientras uno se comunica con SOS DEIAK el otro se pone en contacto con miembros del Burnia. Se confirma el accidente y por primera vez escuchamos su nombre. No nos lo pensamos dos veces, dejamos preparado todo en casa para que nuestras "criaturas" fueran autónomas durante horas y pasamos por Bilbao a recoger a David. No se nos pasa desapercibido que a esas horas un SMS puede que no haya despertado a muchos, pero las noticias que vamos recopilando nos hacen prever que de momento los que estamos ya rodando podemos ser suficientes para una primera actuación.
Son casi las 3 de la mañana cuando llegamos a Galdames, todas las informaciones presagian lo peor. Los protocolos estan funcioando bien, Diego (médico) llega poco después que nosotros. Rápidamente se monta el grupo que tiene que bajar con él, entre ellos, compañeros directos de Jose, dando con ello muestras de una gran entereza. Por suerte coinciden  el coordinador de socorro entrante y el saliente por lo que los primeros pasos se van dando con normalidad.
Mientras Diego no diga lo contrario, en el exterior se trabaja como si estuviese herido. Se deja en alerta a bomberos con material de apuntalamiento y confirmamos que estamos suficientes para una entrada rapida de asistencia  en caso de ser necesaria y sabemos que en poco tiempo pueden asistir más personas si fuese preciso. También sabemos que en la cueva el espacio interior de trabajo es muy reducido y peligroso por la inestabilidad de los bloques.
Verificamos que el cercano local del Burnia reune las condiciones para instalar un, de momento, hipotético PC.
La cercanía de la boca de la cueva con el pueblo y la cercanía del punto del accidente a la calle facilita mucho las rápidas intervenciones y comunicaciones.

Desgraciadamente Diego confirma lo peor; momentos duros para los que estábamos allí, pero especialmente para sus compañeros y amigos directos, duro trago en el que poco les pudimos ayudar. Los comentarios de Diego, y de los que entraron con él, confirman lo intuido sobre la dificultad del rescate. Rápidamente nos damos cuenta de que el rescate es más de especialistas en todo menos en espeleología y que no existían referencias de ningún rescate mínimamente parecido, ya se empezó a apuntar hacia bomberos con capacidad de apuntalar lugares inestables, rescate en minas etc....Me acuerdo de Ruso, espeleo-bombero e ingeniero, y lo aviso. Se necesitan ideas.....

Las horas pasan y va llegando el momento de avisar a los familiares directos. Nuevamente SOS DEIAK coordina como hacerlo y dispone que una ambulancia esté a pie de casa de los familiares por si fuese necesaria su intervención. Pequeño detalle este que no me pasa desapercibido, buena idea.
 Tras las diversas entradas durante el viernes por la mañana, con diferentes especialistas, se  llega a la conclusión de que lo primero que hay que hacer es ampliar los pasos estrechos para facilitar el trabajo posterior, labor que realizará la ertzaintza con apoyo de espeleos para desescombrar.
Poco a poco van llegando más compañeros, familiares y amigos de Jose, encuentros muy dolorosos en los que se hace díficil contenerse emocionalmente.
Llega el remolque del Espeleosocorro transportado por la Ertzaintza, es la primera vez que lo transportan, siguen funcionando bien los protocolos.
Cortando madera a la medida necesaria para apuntalar
Mientras tanto el tiempo pasa y, poco a poco, se monta una gran infraestructura donde trabajan juntos  ertzainas, bomberos, espeleólogos, Cruz Roja, DYA, rescate en minas.... todo bajo la coordinación central del 112....impresionante la infraestructura montada por la cruz roja, para el descanso de los espeleos  y de  los familiares. No falto en ningún momento, comida, agua y fruta, tanto en los puntos habilitados en el pueblo, como en la boca de la cavidad. Impresionante los medios humanos y técnicos aportados por los bomberos; los talleres de serrería y soldadura montados a pie de boca funcionaron al minuto, sobre todo el corte de madera que era la labor más demandada. No faltaron los generadores y luces necesarias para no perder ningún minuto inútilmente. Importante la labor de los ertzainas en las labores de desobstrucción. Impresionante el comprobar como todo el pueblo estaba volcado en el apoyo a las personas involucradas en el socorro, las atenciones del alcalde son dignas de elogio. Personas anónimas  trabajaron fuera de sus horarios en la confección de herrajes especificos para el apuntalamiento de las rocas inestables, siguiendo la buena e imaginativa idea de Mumy, que durante un tiempo nos permitió albergar esperanzas de rescatar el cuerpo de Jose manteniendo un mínimo de seguridad para los socorristas.
Cargando los angulos metalicos fabricados exprofeso para el rescate fuera de horarios de trabajo
Pero sobretodo, fue impresioante la actuación de SOS DEIAK en lo referido a poner los medios necesarios para el rescate y al trato humano con la familia y de todos los involucrados en el operativo.
Aunque  lo que más me impactó fue la entereza y fuerza de voluntad de todo el grupo Burnia, de los compañeros de otros grupos y compañeros de expediciones espeleológicas en las que  Jose participó, venidos desde puntos cercanos o de  cientos de kilometros de distancia, para ayudar en lo que hiciese falta. Ahí estaban ellos ,  coordinando las labores a realizar, entrando en la cavidad cuando era necesario, todo un ejemplo de un buen hacer, de compañerismo, de entereza...

Verónica y yo siempre nos hemos ido sincronizando en nuestras colaboraciones con el EEL para no dejar desatendidas a nuestras criaturas, generalmente priorizamos nuestra asistencia en relación a nuestra aportación al simulacro o accidente en los que interveníamos. Por lo general, al llevar yo el material de socorro, era yo el que disponía del tiempo para hacerlo; en este caso no, la labor de gestión en el PC era más importante que la aportación que yo podía dar en el rescate. No hizo falta hablarlo, dispusimos todo para que ella se centrase en el PC y yo ida y vuelta para atender la casa y lo que pudiera en el rescate.

Se trabajó las 24 h del día haciéndose los relevos oportunos para el descanso del personal o , más bien, para que el personal intentase descansar. En Galdames estábamos unos 50 espeleos, otros muchos estaban ya en las listas de intervención programadas para el domingo, lunes, martes.......hasta que hiciese falta. Como hicieron otros  grupos, el GAES  suspendió la actividad del sábado y todos se pusieron a disposición del PC para actuar cuando fuesen requeridos.
Grandes todos los espeleos que se quedaron en casa en alerta, venciendo ese primer impulso de ir corriendo a ayudar. Si lo hubieran hecho, el PC se hubiera colapsado y realmente hubieran sufrido la misma  sensación de impotencia que a todos nos atenazaba por no poder hacer más. Este no era un rescate normal.

Pero finalmente, no pudo ser, tras las últimas voladuras la inestabilidad de los bloques se acentúa y todos los técnicos coinciden en la peligrosidad de continuar con las labores. El rescate queda oficialmente suspendido el domingo por la mañana. Nuevamente afloran los sentimientos en una estraña mezcla de amargura e  impotencia. Tenía que ser así y lo intuiamos, pero otra cosa era el aceptarlo. Sin duda alguna el trago se hace mucho menos amargo gracias a la entereza de los familiares que ayudaron publicando frases como " No conozco un lugar más adecuado para que reposen sus restos". Que razón tienen.

Se me hace díficil imaginar el tipo de sentimientos y sensaciones que recorrerá el ser de sus compañeros cuando reinicien las exploraciones pendientes dentro de ese gran complejo de mas de 50 kmt de galerías que forman el Sistema  Atxuriaga, Jose siempre estará con ellos.

Hasta siempre Jose

O.Sota

lunes, 29 de mayo de 2017

27.05.2017 Rasines trabajos en el Ruahermosa

Aprovechando que la meteo nos trae temperaturas altas y que varios del grupo andan hincando codos por exámenes, nos planteamos no entrar en la RN-103 y dedicar la jornada a continuar trabajando sobre las incógnitas localizadas en la prospección del 17.12.2016 en la zona de rio Ruahermosa.

En el primer soplador remontando el rio (ya conocido de antiguo) realizamos 3 ampliaciones. Estamos a unos 50 m del exterior pero el camino no es nada evidente y el trabajo desagradable y entre bloques, lo único que motiva es la fuerte corriente de aire.

Se relocalizan tres sopladores. Todos ellos conocidos de la década de los 80. No hay ningún punto débil por el que decidirse a avanzar- Se necesita una labor previa importante de desescombro y ver si hay algún hueco prometedor por el que intentar entrar.

En la surgencia que durante años estuvo cerrada por rejilla, entramos reptando y pensando que no nos daría opciones, pero sorprendentemente a los 5 m estamos de pie y avanzado por un pequeño meandro activo. Exploramos la cavidad y alcanzamos el final tras realizar un desescombro en un punto y de  mojarnos en un paso bajo un poco más adelante. Se trata de un fenómeno local y la cueva tendrá un desarrollo de un centenar de metros. Queda pendiente la topografía.

Finalizamos la jornada tomando alguna fotos del río.



miércoles, 24 de mayo de 2017

20-05-2017 ISPASTER PRACTICAS DE AUTOSOCORRO



Este sábado lo hemos dedicado a hacer prácticas de “Autosocorro” y “Técnicas de Fortuna”, actividades a las que rara vez se les concede la importancia debida.
El evento ha sido organizado por la UEV/EEE y cinco del GAES nos hemos sumado a otra gente procedente de distintos grupos vascos; alguno más habría deseado participar pero otras cuestiones se lo han impedido.
Nos hemos juntado en el frontón de Ispaster, en la zona de Urdaibai y esta vez la climatología ha estado con nosotros: un cielo cubierto ha evitado que las zonas elevadas del frontón se conviertan en un horno, como ha pasado en anteriores ocasiones –bendito mal tiempo-; así y todo el calor se ha dejado sentir en las zonas más  altas.
Hemos practicado distintas técnicas de autosocorro, como desbloqueos, elevaciones de una víctima en una vertical, movilización en pasamanos, etc. asimismo se han practicado distintas técnicas de fortuna, para poder disponer de recursos técnicos con los que resolver situaciones  inesperadas. Al final te quedas con la idea de siempre, hay que practicar más estas cosas.
Después de la desbandada general hemos podido aprovechar que los días ya se van alargando bastante para visitar el mar –si, el mar también existe-, aunque alguno metiese prisa para volver (es tiempo de exámenes y había que estudiar). 


miércoles, 17 de mayo de 2017

13.05.2017 Urrikobaso y prospeccion en Itxina

lunes, 8 de mayo de 2017

06-05-2017 OTXABIDE



Desde hacía ya bastante tiempo quedaba pendiente la topografía del túnel que excavamos para unir las simas de Otxabide e Iruagiñeta (ITX-147) y le había llegado el momento. Al plantearlo se nos ocurrió hacerlo coincidir con unas prácticas de topografía, con el objeto de que “los nuevos” se introdujesen en las tareas del dibujo.
Los pronósticos meteorológicos nos habían predicho un día con una progresiva mejora a partir de una noche muy lluviosa, pero la mejora se anticipo, así que la subida hasta la boca de la sima fue bajo un radiante sol primaveral, que puso en valor la crema solar e hizo que los paraguas se quedaran en los coches.
Tras el refrigerio de rigor nos pusimos con lo de la topografía en el piso superior, lo que a alguno le sirvió para redescubrir zonas de la sima casi olvidadas (e inmortalizarlas en alguna fotografía).
Después de un rato en estas tareas bajamos a la zona de abajo y, tras un pequeño recorrido por las vistosas galerías freáticas del sector, nos encaminamos al “túnel”. Habíamos cruzando los dedos para que la corriente de aire que se estableció en la gatera tras su apertura hubiese secado el desagradable barro que nos mortificó durante las labores de desobstrucción -como así fue-.
En su día los finales de ambos extremos nos parecieron tan definitivos que ni en uno ni en el otro se nos ocurrió dejar marcado por si acaso los puntos topográficos, así que fue necesaria una poligonal más larga de lo que habría sido lógico para un tramo nuevo -el túnel propiamente dicho- de tan solo 35 m (un tramo que durante las sesiones mineras nos había parecido mucho más largo).